No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

Gardey


Hay un lugar, llamado Vulcano, que es el único almacén donde se puede comer en Gardey. Dicen que es buenísimo. Si vas a Tandil acordate y andá, porque queda a 25 km de nada más. Abre sábados, domingos y feriados. No estaré cerca esos días. Yo fui un jueves nada más que para imaginarlo abierto.

-Junio 2016-







No hay comentarios:

Publicar un comentario