No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

Quebracho Ladeado

"-¿Sabe adónde vamos de vacaciones los que vivimos en un pueblo de 60 personas? A un pueblo de 40 personas. Acá a unos kilómetros hay un pueblo de 40 personas y un río pasa por todas las casas de pueblo, cada casa tiene parte del río, no sabe qué lindo."



(Comerciante de Quebracho Ladeado, Enero 2016)




No hay comentarios:

Publicar un comentario