No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

San Javier



"Hago hebillas para todos los gustos. Incluso una vez le hice unas hebillas con botones a una novia. Me pidió diez. Cada hebilla lleva 10 botones. Era una novia con cien botones en la cabeza. Imaginate." 


(artesana en la plaza de San Javier, Córdoba)


-Enero 2015-



No hay comentarios:

Publicar un comentario