No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

San Marcos Sierra


"El museo hippie está a 1km y medio. Si puede, venga caminando." 

No es textual pero algo así dice un cartel pintado sobre una pared en San Marcos Sierras.



-Enero 2015-



2 comentarios:

  1. Anónimo1:35 p. m.

    Uno de mis lugares en el mundo, junto a capilla y Colonia, en Uruguay (viajo poco, usted sabrá...) pero leyéndote me sentí ahí, entre toda esa maravillosa naturaleza y esa gente que me encanta y de la que tanto aprendí el desapego y el amor por lo hecho con nuestras manos. Gracias Vale! Abrazo. Sandra Verónica.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vos, Sandra, por pasar, leer, comentar. Abrazo.

    ResponderEliminar