No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

Tandil



El sábado a la noche, sobre una de las sierras de Tandil, estaba tendida una sábana blanca enorme que decía "Vane, ¿te querés casar?" Teniendo todo el cielo para colgar un pasacalles, él eligió apoyar sus palabras sobre la tierra.


-Junio 2016-





No hay comentarios:

Publicar un comentario