No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


miércoles, 28 de febrero de 2018


"Acá ya se sabe, las mujeres van al médico por dos cosas nomás: o están embarazadas o están mal de la vesícula."
(mozo en Cafayate mientras ponía sobre la mesa un cuenco con salsa picante y empanadas)



No hay comentarios:

Publicar un comentario