No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


miércoles, 28 de febrero de 2018

Tafí del Valle



-Cómo voy a El simoqueño?
-...
-Es un comedor, lo del simoqueño, sigue estando?
-Lo del simoqueño...
-Es un restaurant.
-Ah... sí..., cruce la calle, es enfrente.

(en Tafí del Valle, Tucumán)



1 comentario:

  1. Hay palabras que no nos suenan, en definitiva.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar