No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de junio de 2018

Uribelarrea

-¿Fuiste al médico?- preguntó el dueño de la casa de salames.
-Sí, pero ya sabés que no hay que ir al médico- dijo el que vino a charlar con el dueño de la casa de salames.
-Es verdad, no hay que ir.
-No, no hay que ir.
-¿Pero fuiste?
-Sí, fui.
-¿Y?
-Dijo que estaba todo bien pero me revisó y me desarregló. Yo siento que ya me desarregló.

(Escuchado ayer, en un negocio de venta de salames caseros en Uribelarrea, Provincia de Buenos Aires).

No hay comentarios:

Publicar un comentario