No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

Belén

-Buenas, ¿me puede decir por dónde puedo cruzar el río?
-por el río
-sí, pero no hay puente.
-ya sé.
-pero es profundo y corre.
-ándele nomás que yo lo cruzo con esta camionetita destartalada y no pasa nada.

(Diálogo con un señor en la ruta, al mediodía, orientándonos camino a Belén, Catamarca, antes de volver 50 Km para atrás para encontrar otro camino porque no nos animamos a cruzar el río sin puente.)


No hay comentarios:

Publicar un comentario