No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


domingo, 3 de julio de 2016

Londres, Catamarca


Londres es un pueblito de Catamarca, pegadito a Belén. Las veredas están llenas de nogales y uno puede pasar por la casa de un vecino y comprar nueces de a puñados. Después de haber probado las nueces de Londres es complicado volver a creer que lo que nos venden en Buenos Aires sean nueces.


(Julio 2014)


No hay comentarios:

Publicar un comentario